top of page

Difícil siempre para la mente es dejar ir.




Hoy por la madrugada reflexionaba sobre algunas cosas, cuando perderlos seres amados, cuando las cosas no suceden como esperamos, cuando las personas no reaccionan o no entienden losnrpocedimientos solemos molestarnos, ponernos tristes, sentir soledad, abandono, o tantas emociones.


Se dice que las personas espirituales "no deberían sentir esto porque están presentes" se cree que por ser espiritual se vuelve uno insensible y protegido de las "emociones" porque están solamente ahí y tu misión es trascender las. Como si intentará eliminarlas, quitarlas, hacerlas a un lado, resistiendote a ellas, creando una energía de negativas y de rechazo total al ahora.


Cuando perdernos a alguien hay tanto de esto, pero es igual cuando hay personas que amamos que sabes que están actuando talvez no se la mejor manera y quisieras apoyar para que no vivan ciertas experiencias, pero es claro que tenemos que aprender a respetar no sólo qué cada quien tiene un ciclo, tanto en esta encargacion como en sus propias vidas, así como tu tienes tu ciclo y tu velocidad en ciertas cosas. El respeto implica aceptar el proceso de cada quien, habiendo omiso tu juicio y tu crítica mental automática, es entender que cada quien lo hace lo mejor que puede, aunque tu mente te diga que no es cierto.


Cuando las personas se van es exactamente lo mismo, trascienden y hay dolor, tristeza, duelo, sufrimiento, abandonó, y aunque puede qué haya una emoción de descanso, de agradecimiento por su vida es cierto que tamhien existen estas ambigüedades emocionales.


Creo firmemente qué una persona que es consciente tiene solo una diferencia, es totalmente real con lo que vive, no busca editar sus emociones para que nadie las vea, porque "ser espiritual" significa siempre estar bien y excelente. No, eso es un error que sucede en la mente y el ego, los seres iluminados solamente son conscientes siempre de lo que ocurre, pero también sienten, también lo vi en, también se permiten vivir cada momento, y eso así, ni bueno ni malo. Solo es lo que es.


Hacer un fortalecimiento? Si, puede ayudar, pero nada va a quitar qué tengas qué hacer consciencia, y eso es lo que todo el mundo huye, a sentir, a vivir, a no editar, a ser vulnerable ante la situación, a dejarse ayudar, a no ser soberbios a decir "yo puedo solo", " no debo depender de nadie", "estoy bien, solo es así" y por dentro los movimientos ocurren, y el sufrimiento de esto esta en resistirse a vivirlo. La resistencia sería entonces el camino al sufrimiento.


En este momento recuerdo mi entrenamiento, me permito sentir tal cual es, sin intentar quedar bien con nadie, sin intentar sostener una imagen de lo que debería ser, recuerdo las enseñanzas de mi maestro, y me permito ir hacia el silencio, deslizandome lentamente y amablemente hacia allá. Sin intentar nada, sin quitar nada, haciendo consciencia y permitiendo todo. Creando más espacio para recibir cada energía única.


El secreto es que entre más consciencia puedas crear más fácil esas energía va a apaciguarse, aunque es inútil creer que hacemos esto para que extinguir estas energías, nuevamente cayendo en la idea de cambiar o editar o resistirse. Regresando al sufrimiento.

No creamos más consciencia a través de la observación porque necesitemos quitar, si no necesitamos recibir, aceptar, admitir, ser real y genuino, proque el mayor poder qué tebemos esta en la vulnerabilidad de ser o que es y ya.


Así se aprende del cáncer, entendiendo que esta ahí para enseñar lecciones fuertes e intensas, no para que las resista, sino para que las abraces.


Duelen esas enseñanzas? Si por supuesto.

Te sientes perdido mientras las recorres? Si por supuesto.

Sientes que ni llegarás al final. Si, por supuesto.


Siempre tendrás 2 opciones, qué en los Estados no conscientes se ven como elección, puedes elegir entre sufrir y resistirte o aceptar y observar la transformación del camino.


En ambos tendrás que aprender, pero en uno se hace en completa calma y en el otro se hace en completo silencio. Es práctica.


Es otra maestría, una qué muy pocos están dispuestos afrontar. Es el camino corto, aunque parezca el largo, es el camino que duele, en cierto sentido si, pero es el camino que te hace consciente, qué te hace más fuerte.


La única diferencia aparente, es que eres consciente de como pasa cada emoción y crea sensaciones y pensamientos, pero tu los observas, no separadamente de ti, sino como tu mismo moviéndote.


Y eso crea el recordatorio qué en el fondo de esto existe la calma. El silencio sagrado en el fondo, siempre gentil y vibrante, amoroso y eterno. Listo para decirte: hey! Estoy todavía aquí, tranquilo, todo esta bien, deja que se mueva, anclate a mi, que eso que se ve en la superficie tambien somos nosotros, tambien somos eso, vamos a contemplarlo, vamos a mirarlo, aceptemoslo y con amor, regresemoslo hacia donde estamos nosotros.

Hacia dentro, hacia el lugar donde nació.


Eternidad, complitud y totalidad.


Para muchos puede parecer dificil, pero es más dificil hacer lo que todos hacen, es más complicado resistirse al flujo natural del todo.

Pero no se entiende.


Pero no es problema, estamos destinados a entenderlo, es el derecho de todos. Es inevitable.


Y entonces, aceptas o o te resistes?

No hay más.


Dejar ir es más cercano a aceptar. Si aceptas dejas ir, y si dejas ir es porque primero aceptaste.


Y honrando cada energía única de la presencia divina.


Los amo! Así harto!

Eduardo.

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

תגובות


bottom of page